La costeña y el cachaco


Sofía y Antonio son plenamente distintos, no obstante el destino se empeña en unirlos en diversas situaciones y lugares cuando ambos llegan a vivir a la ciudad caribeña de Santa Marta, ella como propietaria de un restaurante y el como un alto ejecutivo de una multinacional. Sofía, de clase media, administradora hotelera nacida en la ciudad costera de Barranquilla, y con todas las particularidades propias de su cultura: escandalosa, rumbera, descomplicada, frentera, con un buen sentido del humor y amante del Vallenato.

Compartelo!Share on FacebookPin on PinterestShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+