Eternamente tuya


Esta es la historia de Antonia y Sara, dos niñas tan disímiles como la noche y el día. La una, Antonia, pobre, rebelde, pero feliz y silvestre como una cabra de montaña. La otra, Sara, nacida en cuna de oro, enfermiza, solitaria, triste como una tarde lluviosa. Nada tenían en común. Pero el destino las unió para que hicieran un pacto de amigas, un pacto de sangre que está a punto de romperse con la llegada del amor.

Compartelo!Share on FacebookPin on PinterestShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+