Un beso… y una sopapo… son el extravagante inicio de una relación insondable y conflictiva de amor y odio entre Octavio y Ana Cristina. A la muerte de su tío Fernando, Octavio, un hombre riguroso y viril que ha vivido aislado de su familia por muchos años, retorna a su ciudad natal para asistir al funeral. Inculpando a su tío de la ruina y fallecimiento de su padre y de haberlo separado de Frida, la mujer que amaba, Octavio no obstante llora su muerte a solas, ya que alguna vez fue como un padre para él.

Compartelo!Share on FacebookPin on PinterestShare on LinkedInShare on StumbleUponTweet about this on TwitterShare on TumblrShare on Google+Print this page