Bajo la misma piel


Desde hace casi 26 años, el matrimonio de Sara con Bruno Murillo ha sido una perdición para ella. Bruno es un hombre de 50 años, frío y autoritario, que la miente con otras mujeres y cree que todo se compone con dinero. Por amor a sus hijos Miranda, Andrés y Paula, la hija de su primer matrimonio, Sara ha reprimido su complacencia y ha sacrificado su propia prosperidad todos estos años para proporcionarles un hogar estable. Es indiscutible que éste no es un matrimonio perfecto; no obstante, Bruno se niega a otorgarle el divorcio. Pero cuando ya Sara se ha resignado a vivir sin cariño, retorna a su vida Joaquín, el gran amor de su pubertad, que nunca la olvidó.

Compartelo!Share on FacebookPin on PinterestShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+